El 20 de julio Netflix anunció el lanzamiento de su primer episodio interactivo.

Con El Gato con Botas: atrapado en un cuento épico el gigante del streaming en internet busca cambiar la forma en que vemos televisión dandole el control a los televidentes, literalmente.

Así es, este episodio le dará la oportunidad a los personas de escoger qué sucede en 13 momentos diferentes de la historia. Incluso, tiene dos finales alternativos.

Como lo explicó en un comunicado Carla Engelbrecht Fishes, directora de innovación de producto de la compañia, hace parte de sus esfuerzos para innovar la forma en que se consume la televisión en línea.

“Los creadores de contenido quieren contar historias no lineales como estas y Netflix ofrece la libertad de explorar, probar cosas nuevas y dar lo mejor”, señalaron. “Como somos una red de televisión por internet, podemos innovar en formatos, llegar a millones de miembros de todo el mundo a través de diversos dispositivos y, lo más importante, aprender un montón”.

El principio de la televisión interactiva

El Gato con Botas es el primer capítulo, pero seguirá con el lanzamiento de otro episodio de Buddy Thurderstruck: la lista de quizá, que se estrenará el próximo 14 de julio, y uno de Stretch Armstrong: el escape el otro año.

La cadena explicó que decidió empezar con programas infantiles a manera de experimento, porque “a los niños les encanta con sus personajes favoritos y suelen manipular las pantalla, hasta les hablan como si los personajes los escucharan”.

Este es el mapa de los diferentes caminos que puede tomar el capítulo del Gato con Botas.

Por el momento, estas historias interactivas solo estarán disponibles en algunos televisores inteligentes y dispositivos iOS, como tabletas y celulares.

Aquí puede conocer la lista de dispositivos que tiene esta opción disponible.

Para los espectadores mayores, solo queda esperar el resultado de este experimento e imaginarnos el momento en que nosotros podamos elegir el camino que toman las elecciones presidenciales en House of Cards o el motín de Orange is the new black.